LUIS MARÍA DE LA SIERRA DE LA PEÑA Y SECADURA

Por José María Díez Prieto  

          Sabemos por la tradición oral, los libros y la historia, la cantidad de personajes ilustres que ha dado este pequeño pueblo de Secadura, que al fondo del Valle de Aras, arrinconado contra las montañas y conviviendo con las Secas duras de su río y manantiales, ha pervivido desde la prehistoria hasta nuestros días.

          Entre tanta nómina ilustre a veces se escapa al conocimiento popular el nombre de algún hijo del pueblo que por diversas circunstancias, y por la época que le tocó vivir, pueda quedar en el olvido colectivo. Este es el caso del personaje que nos ocupa.

          En la Enciclopedia de Cantabria que editó en los años 80 el Diario Montañés (tomo 8, pág. 78), le dedican una pequeña columna, pero sin hacer referencia a su cuna y procedencia. Vino al mundo Luis María en Secadura, en el verano de 1793, hijo de Alejandro y de Ramona de la Peña y nieto por línea paterna de Juan Antonio de la Sierra Castillo y de Angela del Campo, ambos de Secadura, y nieto por línea materna de Bernardo de la Peña Cerecedo y María Madrazo, ambos de San Miguel de Aras. Tuvo por hermanos a María Tomasa, José Ramón (miliciano en el Batallón del Coronel Juan López Campillo), Ángel, Fermín (cura beneficiado de la parroquia de Secadura entre 1835 y 1861) y Pedro, que ejerció como médico en Navajeda y allí nacieron sus hijos, "de la Sierra Abascal"


Casa del barrio de Tepabián en Secadura donde nació Luis María de la Sierra
 


Casa de Carasa Arredondo en Hoznayo, donde vivió en 1824.


          Fue criado, y cuidó de sus estudios, por D. Juan Madrazo(casado con Rosa de la Peña), tío de su madre Ramona, que tenía negocios en Méjico y que pudo permitirse atender también a Fermín y a Ángel. Estudió leyes en Oviedo, Valladolid y Zaragoza. Se presentó para el examen de Abogado y aprobó en 1819. Se dedicó a la carrera judicial y en 1824 aparece empadronado en Término (hoy Hoznayo) con su mujer Ignacia de la Puente Otero de la siguiente manera: 31 años, casado. Abogado, natural de Secadura y 16 meses de residencia en éste lugar.. Tiene en ese momento por hijos a Mª Francisca de la Sierra, de 16 meses y a José de 7 meses. Viven además con él Teresa de Collado, 30 años, sirvienta, de San Miguel de Aras, 16 meses de residencia, y Mariana Cuetos, 16 años, sirvienta, de San Miguel de Aras y 5 meses de residencia. En 1826 nacería en Término Manuel Bernardo que estudiaría como él la carrera de leyes y en 1828 su último hijo Claudio Deogracias José.

          Su vida pública la podemos resumir como vertiginosa y apasionante:

  • El 25 de Junio de 1821 es nombrado Juez Interino de Primera Instancia del partido de Ontaneda por el Rey FernandoVII.
  • El 7 de Febrero de 1822 es nombrado Promotor Fiscal en propiedad del Juzgado de Primera Instancia de Liérganes.
  • El 23 de Junio de ese año es nombrado Juez de Primera Instancia en propiedad del partido de Torrelavega.En esa época se casa con Ignacia de la Puente y se instalan en Hoznayo como juez de Término, viviendo en la casa que se conserva actualmente, con hermosa portalada frente al Restaurante asador La Parrilla, que tiene los escudos Carasa Arredondo, correspondientes a los antepasados de Ignacia, de la Puente Padierne, Carasa y Arredondo.
  • En 1828 como Juez Cesante de Término se instala en Santander y tiene una activa participación en la vida de la ciudad, sobre todo a partir de la muerte del rey Fernando y la asunción de poderes de la Reina Regente Gobernadora María Cristina. La desaparición del Consulado de Santander da paso a la Junta de Comercio, de la que Luis María de la Sierra es nombrado Secretario-Contador.
  • En 1832 escribe "Exposición al Ilustre Ayto de Santander sobre las causas de insalubridad que contiene éste pueblo, y medios de corregirlas", denunciando la situación de paro y propone la creación de gremios y organizaciones que regulen las condiciones de trabajo.
  • En 1833 le vemos formando parte de la Junta de Armamento y Defensa de Santander y se produce el hecho más relevante. El número 50 de la Gaceta de Madrid, de 23 de Abril, publica la Real Orden por la que establece que cada provincia debe de tener su propio boletín oficial de tirada periódica para publicar las órdenes, anuncios públicos y privados, subastas y disposiciones "que tengan que hacerse a las justicias y ayuntamientos de los pueblos por cualquier autoridad".
  • El 23 de Agosto de 1833 en pública subasta se le adjudica la impresión, en calidad de editor, y por el período de un año, del Boletín Oficial de la Provincia de Santander, que saldrá publicado el martes Io de Octubre, realizado en la imprenta Martínez, al precio de 12 reales al trimestre para la ciudad y 20 reales para fuera.
  • En 1843 se le nombra Magistrado honorario con tratamiento de Ministro de la Justicia de Burgos y comienza su defensa del puerto de Santander, de las harinas de Castilla. D. Mariano de la Torrente, Intendente Honorario del Ejército y ex-Diputado a Cortes escribe "Memoria sobre cuestión de harinas", publicado en La Habana, que merece una enérgica respuesta en defensa de la agricultura castellana, de la industria harinera, de la marina mercante y del comercio de Santander. "Cuestión de harinas" Imprenta Martínez, 1845. Santander.
  • Fue Director del semanario "El Vigilante Cántabro", publicación de carácter mercantil y liberal que trató temas como el abuso de los fueros vascos, el dragado de la bahía de Santander o las arenas arrastradas por el río Cubas.

          Esto es, a grandes rasgos, una semblanza de éste gran hombre, nacido en Secadura y ciudadano del mundo. Un mundo difícil, lleno de guerras, revueltas, sonadas militares, que dejó su huella donde estuvo y que continuó una familia y unos apellidos llenos de historia en la Junta de Voto.

José María Diez Prieto, Voto 2008
chemadiez@fincaelmazo.com