Bádames

  Edificios de interés
   De puerta en puerta
   La iglesia
   Palacio de Escalera
   Ayuntamiento
   Una casa de indianos
  
  Fiestas
   San Isidro
   El Carmen
   Santiago

  Rincones
   El río
   La fuente
   Los molinos
   El cementerio
   La pista polideportiva
   La casita municipal
   La tienda de Julito

  Cosas de ayer
   El mercado
   El cine
   Minero en Alaska
  
  Más cosas
 
 Desde el cielo


El río de Bádames, el Clarín
riobadames1.jpg (59738 bytes)


    El río que pasa por Bádames se llama así, Clarín, por la claridad de sus aguas, en contraposición con su hermano el río que baja de Secadura, el Clarión, cuyas aguas también son claras, pero enturbian rápidamente en cuanto cae un chaparrón y aumenta su caudal. Aún más claro podía ser el Clarín si no fuera por el río de la Quintana, que en San Pantaleón de Aras le vierte aguas, pues éste también se enturbia con facilidad.

    En realidad ningun río pasa por Bádames, pues el Clarín lo bordea y le sirve de límite natural con San Pantaleón. Además lo hace a lo largo de una reducida distancia: tan sólo ciento quince metros, que son los que separan la fuente del puente, lugares por los que el río se acerca y se aleja de Bádames. Su anchura media en este tramo es de unos siete metros.

    La Presuca está hacia el medio de ese recorrido. Es una pequeña presa que tiene poco más de un metro de altura y sirve para recoger las aguas que mueven las ruedas del molino de la Alameda.

    Arriba de la presa un roca se adentra y sobresale sobre el río. Es la piedra del lavadero,  en otros tiempos más lisa y pulida. Aquí pasaron muchas horas las mujeres de Bádames. Arrodilladas daban jabón de pastilla, frotaban la ropa, daban añil y la aclaraban en la corriente. Después ponían la colada en la bañera y la colocaban sobre la cabeza para llevarla a los tendales de sus casas o exponerla al sol sobre la hierba.

    Arriba del lavadero, junto a la fuente sale el desagüe del molino. Allí se forma un remanso cuando hay riada y los pescadores acuden a este lugar a probar suerte.

    Este tramo no es muy bueno para la pesca, pero cuando el agua enturbia pueden capturarse anguilas o esas truchas que no se sabe dónde estuvieron escondidas el resto del tiempo.

    Es una pena que el viejo puente no fuera reparado o ampliado, pues ningún atractivo tiene el actual construido enteramente en hormigón con tablero plano y pretiles de ladrillo.

 
 

riobadames2.jpg (93297 bytes)
Lavadero y molino

riobadames4.jpg (69929 bytes)
Lavadero, presa y puente

riobadames3.jpg (83411 bytes)
El puente


Antiguo puente

riobadamessig.jpg (50094 bytes)
Vista aérea