Bádames

  Edificios de interés
   De puerta en puerta
   La iglesia
   Palacio de Escalera
   Ayuntamiento
   Una casa de indianos

  Fiestas
   San Isidro
   El Carmen
   Santiago

  Rincones
   El río
   La fuente
   Los molinos
   El cementerio
   La pista polideportiva
   La casita municipal
   La tienda de Julito

  Cosas de ayer
   El mercado
   El cine
   Minero en Alaska
  
  Más cosas
 
 Desde el cielo

 

La fuente
fuentebadames.jpg (95190 bytes)

      ¡Qué sola está la fuente! ¡Cuánto cambian las cosas! Durantes años, durante siglos, la fuente fue el lugar imprescindible de Bádames. El punto al que todos los vecinos tenían que acudir una o varias veces al día. Ahora casi nadie se acuerda de ella; sólo los niños que corretean por la plaza se acercan a refrescarse en el verano o a calentarse el invierno pues sus frías aguas tiene mejor temperatura que sus ateridas manos.

      Aunque tiene tres caños es raro verla manar por los de arriba. Sólo ocurre cuando hay grandes avenidas de agua, cuando el río se desborda y la inunda. Entonces echa agua por el segundo, o por el tercero. Pero siempre vierte aguas cristalinas contrastando con las turbias que lleva el río en las grandes riadas.

     Ajena al paso del tiempo sigue regalando su agua aunque ya nadie la quiera.
     ¡Qué sola está la fuente!