Bádames

  Edificios de interés
   De puerta en puerta
   La iglesia
   Palacio de Escalera
   Ayuntamiento
   Una casa de indianos

  Fiestas
   San Isidro
   El Carmen
   Santiago

  Rincones
   El río
   La fuente
   Los molinos
   El cementerio
   La pista polideportiva
   La casita municipal
   La tienda de Julito

  Cosas de ayer
   El mercado
   El cine
   Minero en Alaska
  
  Más cosas
 
 Desde el cielo

Una casa de indianos

   Esta casa, que pertenece a la familia Cano, se encuentra al lado del ayuntamiento y presenta todas las características propias de la arquitectura indiana. Fue construida a mediados del siglo XIX y tiene planta cuadrada de 185 metros cuadrados cubierta por un tejado a cuatro aguas. Consta de un semisótano, piso principal, piso superior y ático.

   A la entrada principal se accede a través de una terraza abierta en el primer piso, a la que se asciende por medio de una escalinata de piedra. El interior se halla distribuido entorno a una escalera central. El piso superior se abre a la fachada por medio de una amplia galería acristalada. En la parte trasera hay dos galerías abiertas que se encuentar en la esquina; toda su balconada es de madera y en la parte superior llevan colgantes al estilo de las casas suizas. Las fachadas van decoradas por unas molduras que rodean todo el edificio y marcan la separación entre las diferentes plantas.

   La finca tiene unos 4.400 metros cuadrados y está cercada por una pared de mamposteria que se abre en la parte de la fachada principal mediante rejería y piedra de sillería.

   Siguiendo la costumbre indiana se dotó al jardín de árboles exóticos: palmeras fénix, castaños de indias, magnolios... también se plantaron muchos frutales variados. Algunos de los árboles alcanzaron alturas impresionantes y tuvieron que ser podados debido al peligro que suponía para el edificio y sus moradores. A pesar de ello la casa sigue rodeada por un exuberante arbolado.

   Cuenta con un edificio accesorio destinado a lavadero en cuyo interior hay un pozo del que se extraía agua para las labores y el uso domésticos. Aún no había agua corriente en el pueblo cuando hacia 1965 se excavó un nuevo pozo en el jardín, siendo éstos los únicos pozos que hay en el pueblo.

   Esta casa con su finca rodeada de tapias y el arbolado que envuelve todo el conjunto se enfrenta al palacio de Escalera y entre ambos proporcionan un toque de distición y aires de señorío al núcleo urbano de Bádames.